Todo lo que necesitas saber para arrendar un departamento en Santiago. Imagen de edificios en Santiago de Chile, con cordillera de los Andes al fondo.

Si ya has decidido “abandonar el nido” en busca de tu propio hogar debes saber que tienes que cumplir con algunos requisitos para arrendar un departamento en Santiago. No importa si llegas al acuerdo con una corredora de propiedades o con el dueño del inmueble, quien está al frente de un bien busca proteger sus intereses, y lo hace principalmente a través de documentos que demuestren la liquidez del posible inquilino.

 

Nociones básicas para tomar en cuenta

Al momento de alquilar lo primero que debes tener claro es tu capacidad financiera. Si tu presupuesto te permite lanzarte al mercado inmobiliario de la ciudad, entonces lo siguiente es elegir la zona en la que te gustaría vivir: cerca del trabajo, paraderos o estaciones del metro, instituciones educativas, supermercados, etc. Los precios varían según el lugar.

Ya has determinado que cuentas con el capital para abrirte paso hacia la independencia familiar y también la comuna donde quieres residenciarte; ahora tienes que definir el tamaño del espacio que necesitas. En este punto debes sincerarte. Recuerda que cada metro cuadrado representa un costo en cualquier sitio.

Hay que ser responsable a la hora de ubicar vivienda. Es cierto que los arrendatarios pueden marcharse cuando quieran, eso sí, lo ideal es que siempre se haga respetando los lapsos preestablecidos, pero las continuas mudanzas acarrean pérdida de tiempo y dinero. Para evitar esto, cerciórate de que en tu nuevo hogar hallarás las comodidades que precisas: electricidad, agua, ventilación, seguridad, entre otras cosas claves para el bienestar.

 

¿Qué papeles debes reunir para arrendar un departamento en Santiago?

Por lo general, al postularte para alquilar un departamento te exigen fotocopia de la cédula de identidad, informe de deudas comerciales (DICOM), certificado emitido por las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP) y las tres últimas liquidaciones de sueldo. A los empleados independientes se les solicita la más reciente declaración de rentas, boletas o cualquier otro documento que demuestre sus ingresos.

De igual manera puedes apoyarte en una persona que te sirva como aval. Esta figura le proporciona mayor confianza al arrendador, porque en el caso de que uno falle en el pago tiene al otro para que cumpla con el compromiso. Sin embargo, debes impedir que la cancelación del arriendo te acorrale.

Si haces las gestiones mediante una corredora, además de la cifra que entregas por mes de arriendo y de garantía, las empresas de este tipo -adicionalmente- piden una comisión calculada sobre el monto del alquiler.

Estos acuerdos tienen que realizarse ante un notario.

Si tienes dudas, consúltalas con alguien de confianza que haya pasado por esta experiencia. Recuerda que muchas veces un allegado ayuda a despejar las interrogantes que te preocupan.

 

*Redacción: Elianeth Pineda