Aprende a priorizar y consigue tiempo para lo que realmente te hace feliz - Mi Camino - 30/07/2019

La necesidad de aprender a priorizar las cosas tiene que ver con mantener nuestro norte definido para alcanzar esa satisfacción que todos anhelamos cuando trabajamos duro por materializar los sueños.

Si no sabemos clasificar lo que es prioritario, urgente e importante inevitablemente caemos en la frustración. De ahí el valor que tiene el conocer si estamos dedicando el tiempo y el esfuerzo suficientes en el objetivo que en realidad nos llena.

Hoy queremos invitarte a que reflexiones si de verdad estás considerando tus intereses al decidir la inmediatez con la que atiendes ciertos elementos de tu vida. Para ello es indispensable que inicies por categorizar de manera correcta los asuntos que forman parte de tu jornada.

Preguntas claves para priorizar las cosas

¿Te ocurre que al tratar de determinar las prioridades todo tiene importancia? Si la respuesta es afirmativa, no te preocupes porque a la mayoría le sucede esto.

Intenta realizar una lista para establecer el grado de interés de lo que le da sentido a tu existir.

Con papel y lápiz en mano piensa en lo que sucedería si no te encargas de algo, los beneficios que te traería, qué te motiva a ejecutarlo y si es una cuestión que se acerca a tus deseos.    

De seguro ya tienes un orden bastante claro y esperamos que en este punto quieras hacer algunos ajustes, especialmente si las circunstancias te han desviado de tus propósitos.

Beneficios de saber priorizar

La Biblia dice en Eclesiastés 3:1: “Todo tiene su tiempo. Hay un momento bajo el cielo para toda actividad”.

El identificar tareas prioritarias también tiene que ver con la gestión del tiempo, y para encontrar el equilibrio diario debemos saber administrar las horas de cada jornada a propósito de optimizar el rendimiento.

“Todo tiene su tiempo. Hay un momento bajo el cielo para toda actividad”.

Eclesiastés 3:1

Nadie escapa de sucumbir a la tentación de esos distractores que sostienen la atención en actividades intrascendentes; por eso es fundamental que nos sepamos organizar y estemos enfocados en las metas que perseguimos.

¿Disfrutas de lo que haces?

Para pagar las cuentas debemos generar ingresos, y en algunos casos esto se logra mediante oficios que no nos gustan.

La necesidad de asegurarnos la subsistencia en ocasiones nos conduce hacia labores equivocadas. Sin embargo, el saber fijar prioridades igualmente apunta a esos gustos que llenan el espíritu.

Diversas situaciones podrían obligarnos a permanecer en un sitio donde somos bien remunerados, pero odiamos el trabajo. Las deudas adquiridas son la principal causa por la que hay personas que se desempeñan en áreas que no las satisfacen. Si te sientes aludido, recuerda que el estar bien contigo mismo es indispensable para tu salud física y espiritual.

Cuando esquematices los asuntos, ten en cuenta lo que de verdad te importa y analiza si estás ocupándote de los motivos que le dan un significado especial a tu vida.

Un futuro lleno de decepciones puede ser consecuencia de no atreverse a modificar el rumbo.

“Disfruta de la presencia del Señor, y él te dará lo que de corazón le pidas”.

Salmos 37:4

*Redacción: Elianeth Pineda


¿Te gustó el artículo?, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”: